piazza-anfiteatro-lucca

A un paso del imán turístico inclinado, Pisa, Lucca aparece como opción de excursión desde Florencia o Pisa para seguir conociendo la Toscana. Pero no confundamos la discreción de innumerables ciudades toscanas con una idea de que no son para tanto. La Toscana es así: concentra tal cantidad de ciudades, paisajes y patrimonio que puede parecer que más allá de las cuatro archiconocidas, el resto no merecerá la pena. Y si pensamos así, puede que nos estemos perdiendo algunas de las ciudades más bellas de Italia, solo porque se encuentran en la magnífica Toscana, bendecidas y (algo menos) maldecidas, precisamente por ello.

Quizás sea por este motivo que Lucca puede pasar por alto en nuestro viaje por la Toscana. Hay que reservar el tiempo que merece a Florencia, y hacer su hueco a Siena, y Pisa, quizás San Gimignano, y Prato, Arezzo … Y si no contamos con tiempo suficiente, o si nadie nos ha avisado de antemano, puede que nos perdamos la bellísima ciudad de Lucca.

Sus imponentes murallas medievales atesoran a la perfección la antiquísima ciudad de Lucca, donde una vez que entras, parecerá que el tiempo se detuvo siglos atrás. Por suerte para lucanos y todos los que hoy la podemos disfrutar, la ciudad no sufrió los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, lo que ha hecho posible que llegue hasta nuestros días impecable y exuberante.

Cómo llegar a Lucca

En coche: desde Florencia, Lucca se encuentra a 1 hora en automóvil vía Prato, un itinerario perfecto para conocer las dos ciudades en una jornada. De Pisa a Lucca, el recorrido es bastante más corto, ya que se encuentran a escasos 20 km entre sí.

En tren: desde Florencia, parten trenes cada media hora desde la estación Santa Maria Novella directos a Lucca. La duración del trayecto es de 1 hora y cuarto en tren rápido. Desde Pisa contamos también con trenes directos cada media hora con una duración de unos 25 minutos.

Dónde aparcar en Lucca

Recomendamos aparcar a las puertas de la muralla, en una zona llamada Parcheggio Lucca Stazione, con una tarifa aproximada de 1 € la hora hasta las 20.00 h, a partir de ese momento es gratuito hasta la mañana siguiente. Esta zona se encuentra en una de las entradas de la ciudad que nos llevará enseguida a la Cattedrale di San Martino.

*** No os perdáis en las inmediaciones la Stazione dell’acqua, como su nombre indica, una instalación gratuita dispensadora de agua de varios tipos: natural, con gas, del tiempo, fría… Una gran idea que los locales (y no locales, como nosotros) no dudamos en aprovechar 🙂

stazione-acqua-lucca

 

Qué ver en Lucca

Murallas de Lucca

muralla-lucca

Las murallas de Lucca son parte de la personalidad de la ciudad. Construidas entre los siglos XVI y XVII, con 12 metros de altura y 4,2 km de longitud, se encuentran en perfecto estado de conservación y es uno de los puntos de mayor actividad para los lugareños. Ofrece un agradable paseo donde además de las propias murallas, disfrutaremos de amplias zonas verdes arboladas situadas donde antaño estuvieran las fosas que protegían la ciudad de ataques externos.

Y una vez cruzamos la muralla, simplemente nos enamoraremos de la ciudad.

Piazza Anfiteatro

plaza-anfiteatro lucca

A través de estos arcos, nos adentramos en la Piazza dell’ Anfiteatro de Lucca. La sensación al llegar a esta plaza la recordaremos siempre.

piazza-anfiteatro-lucca

Nos vemos rodeados por un óvalo empedrado repleto de edificios vainilla y ventanas verdes. Su origen se remonta al antiguo anfiteatro romano que le da esta curiosa forma en la actualidad y del que todavía se conservan arcos y mampostería.
Recoge todo el encanto del espíritu italiano: una estética que paraliza, un ambiente para disfrutar sin prisas, un legado histórico con el que tu cabeza vuela a otro tiempo. Un lugar que se ha reinventado a sí mismo a lo largo de más de 2000 años como anfiteatro romano, plaza pública medieval, cárcel o mercado.

A día de hoy, para nosotros, una de las plazas más bonitas de toda Italia.

Catedral de San Martino (Catedral de Lucca)

catedral-lucca-sanmartino

En esta bella plaza de ambiente artístico, a menudo frecuentada por músicos y pintores, se sitúa la Cattedrale di San Martino o Catedral de San Martín. La impresionante fachada que vemos comenzó a ser construida en el siglo XII, si bien el primer templo en este lugar fue edificado por San Frediano en el siglo VI. El templo cuenta además con un bello campanile de 59 metros que fue construido anteriormente a la catedral, probablemente para uso de familias nobles. La catedral es de estilo pisano de Lucca, con un elaborado pórtico de entrada atribuido a Nicola Pisano. Su interior cuenta con un rico patrimonio artístico, entre los que destacan la escultura llamada Volto Santo, un crucifijo con un Cristo a escala real que, según la tradición oral, fue esculpida por Nicodemo, testigo de la crucifixión, aunque se encuentra datada en el siglo XIII. También encontraremos La Última Cena de Tintoretto, La Virgen con el Niño y Santos de Domenico Ghirlandaio o el monumento funerario de Ilaria dell Carretto, la considerada obra maestra de Jacopo della Quercia.

La piazza di San Martino tiene un paseo muy bonito repleto de edificios históricos, como la colindante iglesia de Santi Giovanni e Reparata, el palazzo Micheletti o la piazza Antelminelli.

giovanni- reparata-lucca

Torre Guinigi

torre-guinigi-lucca

Esta curiosa torre llamará nuestra atención tan pronto esté en nuestro campo de visión, debido a su imponente altura de 44 metros y, principalmente, a que está coronada por un conjunto de encinas. Sin duda, una torre única en su especie.

Su origen se remonta al siglo XIV, cuyos dueños, los poderosos Guinigi de Lucca, mandaron construir con el objetivo de mostrar tanto a lucanos como a forasteros su fama y poder en la ciudad a través de este símbolo de ostentación y fuerza. Durante siglos, Lucca estuvo repleta de torres construidas por las familias más pudientes, de las que a día de hoy ha llegado apenas la torre Guinigi, pero que podemos observar en mayor número en ciudades cercanas como San Gimignano.

La torre puede ser visitada, subiendo sus más de 200 escalones, para llegar al jardín colgante que los Guinigi situaron en su parte más alta. La ciudad cuenta con varias versiones sobre la motivación de los Guinigi para tan original decisión, siendo una de ellas superar en altura, gracias a estos árboles, a la torre del Reloj. Otros defienden una motivación estética y de reconocimiento, ya que los Guinigi ciertamente utilizaron esta torre coronada por encinas en su propio escudo familiar.

Sea como sea, un lugar imprescindible que ver en Lucca.

 

Iglesia de San Miguel en Foro

san-miguel-foro-lucca

Una de las iglesias más impresionantes de Lucca. De estilo románico pisano, nos llamará la atención su ornamentada fachada del siglo XIII, repleta de esculturas e incrustaciones. En la parte superior, encontraremos una dulce escultura del arcángel San Miguel dando muerte a un dragón, acompañado de dos ángeles, de los que se dice que uno de ellos porta un enorme diamante en uno de sus dedos.

miguel-foro-lucca

Esta iglesia fue construida sobre el antiguo foro romano, centro neurálgico de la ciudad romana de Lucca. De ahí su nombre indicativo “in foro”.

En su interior, de visita gratuita, contrasta un tono más oscuro con la iluminada fachada blanca exterior. Encontraremos interesantes obras como un panel de Filippino Lippi con santa Helena, san Jerónimo, san Sebastián y san Roque o La Virgen con el Niño de terracota de Luca della Robbia.

miguel-foro-lucca-planta

miguel-foro-lucca-lampara

miguel-foro-lucca-organo

 

Pasear por las calles y plazas de Lucca

lucca-edificio

Siempre recomendamos guardar un buen rato para perdernos por las calles de las ciudades toscanas, ya que es la mejor forma de seguir encontrando muchas otras joyas. Dando un paseo por el casco antiguo de Lucca, descubriremos, por ejemplo, la plaza de Napoleón, la mayor plaza de Lucca. También conocida como “piazza grande”, fue construida por Elisa Bonaparte, en honor a su hermano Napoleón. En la misma plaza encontraremos una estatua de Elisa, quien fue “Princesa de Lucca y Piombino” desde 1805 hasta 1815.

francesco-geminiani-lucca
Escultura de Francesco Geminiani, compositor y violinista luccano

También descubriremos, gracias a sus numerosas estatuas, que Lucca es la cuna de grandes compositores musicales como Giacomo Puccini, Luigi Boccherini, Franceso Geminiani o Alfredo Catalani. Su vasta cultura musical y relevancia de festivales y conciertos hacen de Lucca una de las ciudades más melómanas de Italia.

Esta es solo una pequeña muestra de todo lo que ver en Lucca en un día. Es llamada “la ciudad de las 100 iglesias y las 100 torres”, y es que Lucca guarda entre sus murallas muchos tesoros con los que sorprendernos. Podríamos seguir hablando del Palazzo Pfanner, la basílica de San Frediano, la casa natal de Puccini, la Torre del Reloj… Todo lo que vemos en Lucca nos enamora, y nos vemos saliendo de las murallas y prometiéndonos volver. Una sensación más que familiar en La Toscana.

 

********

Fotografías: Suspiros Magazine

 

Suscríbete

Recibe nuestros artículos en tu email

2 comentarios

  1. Magistral explicación de sitios que merece la pena ver en Italia, Me encanta la iglesia San Miguel en foro.

    1. ¡Muchas gracias M.Jose! Nos alegramos de que te haya gustado. La Iglesia de San Miguel en foro es espectacular, te animamos a que visites Lucca cuando te sea posible 🙂

      ¡Un saludo y esperamos seguir viéndote por aquí!

Responder a Suspiros Magazine Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies