cascais-faro-santamarta

Cascais es un precioso rincón portugués que mantiene el espíritu romántico de Lisboa pero con un aire ligeramente diferente. Palacios señoriales, estampas bucólicas, pavos reales a orillas del mar… Un pueblo costero elevado a la belleza que solo las coordenadas de los alrededores de Lisboa pueden ofrecer al resto del mundo.

Esta villa asentada en una bahía comenzó a cobrar importancia a partir del descubrimiento de América, ya que el reino de Portugal construyó su primer faro en Cascais allá por 1537 para guiar a los barcos que zarpaban o volvían de sus expediciones. Pero es sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando Cascais se convierte en la interesante ciudad que hoy es. La familia real portuguesa escogió Cascais como su residencia de veraneo, y esto hizo que el resto de monarquías y nobleza europeas pusieran sus ojos en este lugar. Poco a poco, este pueblo pesquero fue acogiendo un aire más señorial, gracias a las residencias de verano que tantos aristócratas y burgueses europeos comenzaron a construir y que hoy en día se mantienen, creando una bella fusión de pueblo atlántico con aire bucólico.

Exquisita, majestuosa, secreta y acogedora. Así es Cascais. Vamos a descubrirla.

A continuación, hemos preparado una ruta por los entornos urbanos, costeros y naturales de Cascais y sus alrededores que servirán para planear una escapada de un día desde Lisboa o un viaje en profundidad a Cascais. En nuestro caso, realizamos un viaje de 5 días a Cascais que nos brindó la oportunidad de conocerlo con todo el tiempo y tranquilidad que se merece.

Alojamiento en Cascais y dónde aparcar en Cascais

Alojamiento en Cascais

Existen variadas formas de alojamiento en Cascais, desde hoteles junto a las playas hasta apartamentos en el casco histórico de la ciudad. En nuestro caso, escogimos la segunda opción. Apartamentos Garden Center, cómodo, amplio y bien situado, en una de las calles principales de Cascais, junto al casco histórico y pegado a uno de los restaurantes más típicos de la ciudad: o Jardim do Frango. Ideal para degustar la gastronomía más típica de Portugal, desde sus petiscos, pescados de la zona y, como su nombre indica, sus afamados pollos asados.

Aparcamiento en Cascais

Aparcar en Cascais, sobre todo en época de temporada alta como verano, puede ser tarea complicada, al menos en el centro de la ciudad. Pero tranquilos, porque encontramos una zona que nos pareció fantástica: se trata del parking de la estación, con acceso a buses y trenes. Tiene un precio de 4€ al día, con vigilancia durante el día y cerrado por la noche. Para nosotros, sin duda la mejor opción.

Transportes en Cascais

Más allá del coche, recomendamos utilizar los transportes públicos que ofrece Cascais para movernos por los puntos de interés de los alrededores, como playas, pueblos colindantes y, por supuesto, Lisboa. Existe una línea de tren que conecta el litoral costero de Lisboa y Cascais, que nos llevará por multitud de playas como Carcavelos u Oeiras. Si vais a estar por la zona más de un día, existen bonos que economizan su precio. En nuestro caso, adquirimos el bono de 7 días por 12€/ pax.

Qué ver en Cascais

Vistas de la bahía de Cascais

Cascais ofrece infinidad de planes interesantes, desde paseos por el casco antiguo para descubrir su historia, visitar alguno de sus museos y palacios o darte un chapuzón por alguna de sus maravillosas playas atlánticas.

Pero antes de nada, recomendamos pasear por su extenso paseo marítimo, ya que a través de él, podremos conocer algunos de los puntos más bellos de Cascais. Desde el centro de la localidad hacia la izquierda, en dirección a Lisboa, nos adentraremos en las playas más transitadas de la ciudad de Cascais, con zonas con mucha oferta de restaurantes, heladerías y bares nocturnos. Hacia la derecha, descubriremos el Cascais más bucólico, con playas a la orilla de palacios románticos, casas señoriales, museos y hasta lo que muchos locales consideran un lugar de magia negra: la llamada Boca del infierno.

PLAYAS DE CASCAIS

cascais-guincho

Zona de baño en Playa de Guincho

Playas de Ribeira, da Rainha y da Duquesa

Estas playas se encuentran dentro de la localidad de Cascais, a las que se llega a pie si os alojáis en la ciudad. Unas están a continuación de otras y son playas tranquilas, pequeñas, con el mar más relajado de lo que estamos acostumbrados en Portugal y rodeados de todo tipo de servicios de restauración como bares, restaurantes o chiringuitos. Una opción cómoda para pegarnos un chapuzón sin salir de la ciudad.playa-cascaisPraia da Conceição

Playa de Carcavelos

Se trata, probablemente, de la playa más popular del litoral de Lisboa. Es una larga playa de casi 2 km de arena blanca, coronada por el imponente fuerte de São Julião da Barra, una de las mayores fortificaciones de Portugal, cuyos muros fueron levantados en el siglo XVI. Podemos llegar en tren.

playa-carcavelos
Vistas del Fuerte de São Julião desde la Playa de Carcavelos

Playa de Oeiras

Se trata de otra parada del tren litoral de Cascais. Playa más pequeña que Carcavelos, pero que suele tener también menos bañistas.

Playa de Guincho

Nos trasladamos en esta ocasión al punto más al oeste del litoral de Cascais. Si os gusta el mar en estado puro, habéis llegado a vuestro lugar. Se trata de una preciosa playa perteneciente al Parque Nacional Serra de Sintra. Aquí el Atlántico rompe salvaje contra las rocas y la arena, salpicadas de mejillones y erizos de mar. Quizás la bravura del mar no os deje bañaros, pero desde luego, disfrutaréis de sus maravillosos paisajes de olas y acantilados y de un paseo por la arena que os dejará como nuevos.

playa-guincho

playa-guincho

playa-guincho

Vistas de la playa de Guincho

Un chapuzón de cuento: Playa de Santa Marta

Pero sin duda, si tenemos que guardar en nuestra memoria una sola playa de Cascais, esta será la Playa de Santa Marta. Sencillamente, nos resulta imposible encontrar una playa con más encanto que esta. Se trata de una entrada del Atlántico a los pies del Palacio de los Condes de Castro Guimarães, un palacio residencial increíblemente bello, de estilo romántico y reminiscencias medievales. Este recinto, compuesto por un jardín inglés (Parque Marechal Carmona), el palacio y la playa, es actualmente propiedad pública de la ciudad de Cascais, para deleite de locales y turistas. Si tenéis suerte, veréis familias de pavos reales paseando a la orilla de esta playa para rematar lo inverosímil de esta estampa.

cascais-playa-santamarta

Playa de Santa Marta y Palacio de Condes de Castro Guimarães

CASCAIS CULTURAL

Pero si algo bueno tiene Cascais, es que además de ofrecer sus extraordinarias playas, aún queda mucho por descubrir, y es que tiene un patrimonio histórico y cultural interesantísimo. Aquí descubrimos algunos de sus puntos de mayor interés:

Casco histórico de Cascais

Cascais posee un bonito casco histórico compuesto por una colección de calles estrechas y empedradas, decoradas con azulejos de estilo portugués donde se mezclan antiguas casas de pescadores, edificios de corte señorial y bonitas plazas adoquinadas. Perderse por sus calles es la mejor manera de descubrir tiendas locales de artesanía, souvenirs y una rica oferta de gastronomía con olor a sardinas y pataniscas de bacalao.

cascais-arquitectura

cascais-arquitectura

cascais-arquitectura

cascais-arquitectura

cascais-arquitectura

Arquitectura del casco histórico de Cascais

Ciudadela de Cascais / Cidadela Art District

Por su situación costera y próxima a Lisboa, Cascais fue responsable de proteger la capital lusitana de los ataques que llegaran por vía marítima. Para ello, en el siglo XV se construyó una imponente ciudadela fortificada que protagoniza buena parte del litoral de la ciudad con unas robustas y bellas murallas, que aguantan el paso del tiempo y de las inclemencias del Atlántico.

cascais-ciudadela

Muros de la antigua ciudadela de Cascais

A lo largo de la historia, esta ciudadela ha evolucionado para servir diferentes propósitos: primero como construcción defensiva; más tarde, en el siglo XVIII pasó a ser la residencia de verano de la monarquía portuguesa, pasando en el siglo XIX a ser residencia del Jefe de Estado. En la actualidad, este espacio se reconvierte para ser la morada del arte contemporáneo de la ciudad de Cascais renombrándose como “Cidadela Art District”. El completo reúne exposiciones escultóricas al aire libre, espacios expositivos de arte contemporáneo y sirve de impulsora para nuevos artistas y galerías emergentes de la villa de Cascais.

cascais-cidadela-artdistrict

cascais-cidadela-artdistrict

Muestras es escultura en Cidadela Art District

cascais-ciudadela

Centro Cultural de Cascais

Muy próximo a la Ciudadela, encontraremos este singular edificio, restauración de un antiguo convento, que acoge una variada programación cultural para la ciudad y también disponible para visitarse o tomar un café en uno de sus patios. Otro interesante lugar que enriquece el paisaje arquitectónico de Cascais.

cascais-centro-cultural

Faro de Santa Marta

De entre todas las postales mentales que podamos guardar de Cascais, el Faro de Santa Marta es para nosotros el protagonista. Al más puro estilo atlántico en azul y blanco, este faro nos da la bienvenida a una vista encantadora de Cascais, y es que este faro no se encuentra solo. A su lado, la Casa de Santa María, una bucólica casa señorial que ha dado hospedaje a la práctica totalidad de las casas reales europeas desde hace más de un siglo y salpicando a estos dos edificios, una suave entrada de mar que conduce hasta la ya mencionada playa de Santa Marta a los pies del Palacio de los Condes de Castro Guimarães. Y lo mejor es que todos estos edificios son también museos abiertos al público.

cascais-faro-santamarta

Vistas del Faro de Santa Marta

cascais-casa-santa-maria

Fachada de la Casa de Santa María, junto al Faro de Santa Marta

La Boca del Infierno: una puerta astral al inframundo

Si continuamos a pie desde el Faro por la orilla del mar, llegaremos al lugar más intrigante de Cascais: La Boca del Infierno.  Se trata de una enorme cueva en los acantilados próximos a Cascais, formada por las embestidas del Atlántico, pero que, más allá de su espectáculo como paisaje, goza de fama desde tiempos inmemoriales por los locales, que aseguran que se trata de un lugar maldito. Uno de los capítulos más célebres acontecidos en este lugar fue el suicidio del famoso ocultista inglés Aleister Crowley que descubrimos en este reportaje  y que se recuerda en el lugar a través de una placa con el mensaje que él mismo dejó. Un lugar imprescindible.

boca-inferno-cascais

boca-inferno-aleister-crowley

Mensaje escrito por Aleister Crowley encontrado por su amigo Fernando Pessoa en las inmediaciones de La Boca del Infierno.  

boca-inferno-cascais

QUÉ VER EN LOS ALREDEDORES DE CASCAIS

Y por si todo esto parece poco, seguimos teniendo varios lugares interesantísimos que visitar en las cercanías de Cascais:

Cabo da Roca o el fin de Europa

A unos 15 km de Cascais se encuentra el Cabo da Roca, un paraje natural impresionante, que además supone el punto más occidental de la Europa continental y, durante muchos siglos, el punto más occidental del mundo conocido. El paisaje es sobrecogedor, ya que nos encontraremos en el abismo de altos acantilados donde el océano Atlántico y los fuertes vientos chocan con bravura sobre las rocas. En la punta del Cabo da Roca encontraremos su famoso faro, uno de los más antiguos de Portugal, finalizado en 1772. Quienes quieran atesorar esta visita para siempre, pueden recibir un certificado personal de haber estado en el Cabo da Roca. Para nosotros, una visita imperdible para seguir sintiendo el espíritu atlántico de estos lares que el mismo poeta Luis de Camões (1524 – 1580) describió como:

Onde a terra se acaba e o mar começa

cabo-da-roca

Faro del Cabo da Roca

cabo-da-roca

Acantilados del Cabo da Roca

Cómo llegar a Cabo da Roca: En la estación de autobuses de Cascais están a la venta billetes de bus que incluyen multitud de paradas a los alrededores de Lisboa durante 24h por 15€. Entre ellos, se encuentra la parada a Cabo da Roca, Guincho, Sintra o el Palacio da Pena, entre otros.

Sintra y Palacio da Pena

Este maravilloso lugar merece un viaje dedicado en exclusiva, ya que se trata de una de las localidad más bonitas de Portugal, que ya es decir. Y es que, desde que pones un pie en Sintra, te das cuenta de que no estás en un sitio como los demás. Este pueblo se encuentra escondido dentro de la frondosa Serra de Sintra, rodeado de bosques y colinas. Dentro de la localidad, nos veremos paseando entre palacios exuberantes, edificios de cuento y mansiones centenarias. Coronando a todas ellas, las ruinas del Castillo de Sintra. Y todavía nos queda lo mejor: El Palacio da Pena, un edificio bellísimo y misterioso a partes iguales, residencia de la casa real portuguesa durante el siglo XIX.

sintra

Vistas del Castillo de Sintra, cuyo origen se remonta al siglo III aC como templo griego

sintra

sintra

Vistas del Palacio Nacional de Sintra, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1995

sintra

palacio-da-pena

Torre del Palacio da Pena, una de las mayores expresiones arquitectónicas del estilo romántico

Sobran los motivos para perdernos en el bello “país hermano” y desde hoy, añadimos Cascais como un motivo más para volver siempre a Portugal.

 

********

Fotografías: Suspiros Magazine

 

Suscríbete

Recibe nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies