Louis-Léopold-Boilly-Tartini

A la hora de realizar una composición musical, entran en juego numerosas variables que condicionan al autor: le ayudará su conocimiento musical, sus influencias y el dominio de los instrumentos, pero también se abre un camino de exploración a terrenos desconocidos que determinarán el fondo y la forma de la composición. La inspiración, la intuición y la creatividad revolotearán incontroladas alrededor del músico, provocando que esta búsqueda se vuelva en muchas ocasiones ansiosa y obsesiva.

Así, no es de extrañar que se idealicen figuras como las musas, almas que interceden entre Arte y artista para que este encuentre la inspiración final que dé sentido a toda su amalgama de ideas.

Y luego está el caso de Giuseppe Tartini, cuya inspiración recorrió terrenos aún más oscuros. El propio diablo vio la puerta abierta mientras este dormía para tocarle una composición de violín, que Tartini convertiría en El Trino del Diablo, una de las composiciones más destacadas de la historia de la música de violin.

Giuseppe Tartini, el violinista prodigioso

Giuseppe_Tartini

Retrato de Giuseppe Tartini, por Carlo Calcinotto

Giuseppe Tartini nació en 1692 en Pirano, perteneciente a la antigua República de Venecia y actualmente Pirán, ciudad de Eslovenia. Es considerado uno de los mejores violinistas de la historia de la música, tanto por su virtuosismo con el instrumento como por la innovación de sus composiciones. Fue el mayor exponente del violín hasta la posterior llegada de Niccolò Paganini, al que casualmente también le acompaña la leyenda de tocar bajo los influjos del diablo.

A la edad de 21 años, Tartini se encontraba recluido en el Convento de San Francisco en Asís, Italia. Según su testimonio, durante una noche, mientras dormía, el diablo se le apareció pidiéndole ser su siervo a cambio de que el músico le vendiese su alma. Tartini aceptó el trato y retó al diablo a tocar una melodía romántica al violín, creyendo que este no sería capaz de semejante desafío.

En palabras de Tartini, esto fue lo que pasó a continuación:

Mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar, con gran bravura e inteligencia, una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla, éxtasis y deleite que quedé pasmado y una violenta emoción me despertó. Inmediatamente tomé mi violín deseando recordar al menos una parte de lo que recién había escuchado, pero fue en vano. La sonata que compuse entonces es, por lejos, la mejor que jamás he escrito y aún la llamo “La sonata del Diablo”, pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín en pedazos y abandonar la música para siempre…

Giuseppe Tartini le contaría a su amigo el astrónomo francés Joseph Jérôme Laland su experiencia con el diablo, que este recoge en su libro Viaje de un francés en Italia.

El Trino del Diablo o Sonata del Diablo se convirtió en el mayor éxito de la carrera de Tartini y aún hoy fascina por su tremenda belleza y complejidad de ejecución. Los pocos violinistas que han logrado tocarla hasta la fecha deben lidiar con una gran exigencia técnica, especialmente en el último movimiento de la obra, donde el intérprete debe tocar trinos con una cuerda mientras acompaña con una melodía en el resto de cuerdas.

Gustave-Dore-Lucifer

La Caída de Lucifer, Gustave Doré, 1866. Ilustración para El Paraíso Perdido, de John Milton

Ciertamente, El Trino del Diablo parece transportarnos a la propia historia de Lucifer, el Ángel caído, donde reconoceremos delicadeza y dulzura al inicio de la obra, evolucionando hacia una mayor agitación, cólera y desengaño en el segundo y tercer movimiento. El último movimiento tiene una enorme fuerza, concluyendo en un final desgarrador.

Disfruten:

(El post continúa)

El sonido prohibido por la Iglesia: Diabolus in musica

En el pasado, la Iglesia consideraba la música una vía para contactar con Dios, y al igual que los sonidos armoniosos nos ponían en línea directa con las fuerzas del bien, un sonido tenebroso llamaba a las puertas del infierno. Tan en serio se tomaron esta cuestión que, ya en el siglo IX, Guido de Arezzo, monje y figura más importante de la música en la Edad Media, prohibió un intervalo musical: el tritono.

El tritono es una combinación de notas que abarca tres tonos enteros y produce un sonido disonante, que evoca tenebrosidad y tensión, creando la necesidad de ser resuelto. Estas características hicieron que fuese evitado popularmente, y poco a poco se le fue atribuyendo un aura aterradora hasta que se acuñó el sobrenombre de Diabolus in musica.

Pues, como podemos imaginar, El Trino del Diablo no escatima en tritonos. El diablo dio una lección a los eclesiásticos sobre su uso de forma magistral.

William-Blake-Satan

Satán despertando a los ángeles rebeldes, William Blake, 1808. Ilustración para El Paraíso Perdido, de John Milton

Giuseppe Tartini sería probablemente a día de hoy músico de blues, jazz o heavy metal, ya que sus sonidos están plagados de tritonos. La melodía central de Black Sabbath, del grupo homónimo, es una oda al tritono en sí mismo. Enter Sandman de Metallica o la propia escala de blues tampoco se reconocerían sin el uso del tritono.

Por último, no podemos hablar del Trino del Diablo sin mencionar al que probablemente sea su más digno intérprete en nuestro tiempo, Uto Ughi. De nuevo, manos italianas elevan de forma prodigiosa esta composición a lo más alto del inframundo. Quien no se emociona con este concierto de violín, no es humano.

Bendita obra maldita.

 

********

Imagen destacada: Louis-Léopold Boilly, Los sueños de Tartini. 1824. Ilustración. Biblioteca Nacional de Francia

 

Total
94
Shares

Suscríbete

Recibe nuestros artículos en tu email

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies