plaza-paja-madrid

Cuando alguien visita Madrid por primera vez, suele quedarse sorprendido. Uno espera una gran metrópoli, ritmos acelerados, personas sin tiempo para ser amables y, en definitiva, una ciudad difícil de gestionar. Sin embargo, descubre que Madrid puede ser un pueblo grande, trazado por muchas calles pequeñas, edificios centenarios y que es posible escuchar campanas y pájaros en las plazas. Entrar en una taberna e identificar el ambiente familiar y la amabilidad del camarero.

Esta persona ya conoce Madrid. Ha descubierto La Latina.

Madrid no se podría entender si uno no se pierde por el barrio de La Latina, el barrio madrileño por antonomasia. Entre estas calles estrechas, iglesias y plazas se ha forjado la identidad castiza de la capital. Aquí se asentaron los musulmanes para fundar la ciudad de Mayrit en el siglo VIII, la amurallaron y levantaron mezquitas. Aquí llegaron más tarde los cristianos en el siglo XI, convirtiendo las mezquitas en iglesias y haciendo una muralla aún mayor que promovía el crecimiento de la ciudad hasta que en 1561, Felipe II la convierte en la capital del reino. La ciudad sigue creciendo hasta nuestros días, provocando un extraordinario crisol de culturas a lo largo de todos estos siglos que podemos descubrir en La Latina mejor que en ningún otro lugar.

Hay tanta historia en las calles de La Latina que resulta inabarcable. Palacios, jardines, muros, iglesias, placas, nombres de calles… todo parece querer contarnos historias increíbles. Y aunque uno crea que conoce La Latina, seguro que le queda mucho por descubrir.

Sería imposible recogerlos todos, por ello, esta es una ruta alternativa por algunos de los rincones más interesantes de La Latina y despertar la curiosidad para conocer muchos más. Al final del artículo facilitamos un mapa para que no nos perdamos ninguno de ellos.

¡Allá vamos!

calle-la-latina

 

1 / Viaducto de Segovia

viaducto-segovia-madrid

Este puente, visible desde varios lugares de La Latina, es uno de los más populares en el imaginario de Madrid. Ha supuesto un importante punto de acceso a la ciudad desde el siglo XVI. Salva la pronunciada diferencia de altura entre la calle Segovia, en la parte baja, y la calle Bailén en la parte alta, y conectó la zona del Palacio Real con la Basílica de San Francisco y las Vistillas, evitando que los madrileños continuasen bajando y subiendo acusadas cuestas entre estas zonas de arroyos, valles y barrancos.

Durante mucho tiempo, ha sido conocido como “el puente de los suicidas”, por la cantidad de personas que lo escogían para lanzarse al vacío. Desde sus inicios, en el siglo XIX, ya se alambró para evitarlo, y en la actualidad cuenta con pantallas traslúcidas para el mismo fin.

Ofrece unas vistas espléndidas tanto al barrio de La Latina, con la calle Segovia y sus colindantes, así como a la Casa de Campo y a la Sierra de Guadarrama.

También recomendamos recorrer su parte baja, con varias calles escondidas y bares con mucho encanto, como la calle de la Morería o la calle Caños Viejos.

2 / Las escaleras del viaducto

escaleras-viaducto-madrid

Seguimos en el Viaducto de Segovia para conocer una de las escaleras con más encanto de Madrid. Estas escaleras de aire bucólico y rodeadas de vegetación unen la calle Segovia con la plaza donde desemboca la calle Caños Viejos.

3 / La Iglesia de San Pedro el Viejo y su leyenda

san-pedro-viejo-madrid

Esta iglesia plasma la confluencia de la cultura musulmana y la cristiana en los orígenes de Madrid. Su elemento más destacado es su torre mudéjar de 30 metros de altura. La misma iglesia fue construida sobre la antigua mezquita aljama de la Morería madrileña. Se hace referencia a ella en fueros del año 1202, aunque el templo que vemos actualmente es del siglo XIV. Por ello, se trata de una de las iglesias más antiguas de Madrid, junto con la iglesia de San Nicolás de los Servitas.

Cuenta la leyenda que el sonido de su campana era capaz de alejar las tormentas, salvando así las cosechas de la zona de los barrancos de las Vistillas, próximas al templo.

4 / La Plaza de la Paja

plaza-paja-madrid

Esta discreta plaza, desconocida por muchos, fue la plaza principal de la villa de Madrid durante los siglos XIII, XIV y XV, hasta la construcción de la plaza del Arrabal o, como la conocemos actualmente, la Plaza Mayor, en el siglo XVI. En la Plaza de la Paja se concentraba la actividad comercial de Madrid y su nombre se debe a la costumbre que se daba en este lugar a la venta de paja para las mulas del capellán y el cabildo de la Capilla del Obispo.

Fruto de su importancia, las familias nobles de Madrid construyeron aquí sus palacios e incluso los Reyes Católicos pasaron temporadas alojados en esta plaza, en concreto en el Palacio de los Lasso de Castilla, edificio hoy desaparecido pero cuya localización se recuerda con una placa.

No obstante, sigue habiendo edificios interesantísimos que todavía tenemos la oportunidad de descubrir, como la Capilla del Obispo, El Palacio de Vargas o el Palacio del Príncipe de Anglona.

En la actualidad, esta plaza concentra gran variedad de bares, tabernas y restaurantes, dándole un ambiente animado día y noche.

5 / El Jardín del Príncipe de Anglona

jardin-principe-anglona

En la zona baja de la Plaza de la Paja, encontramos un jardín encantador que puede pasar desapercibido al pasar por delante. Se trata del Jardín del Príncipe de Anglona, anexo al Palacio que le da nombre. Este jardín fue el capricho de los primeros Príncipes de Anglona y fue construido hacia 1750. Es uno de los pocos jardines nobiliarios del siglo XVIII que se conservan y, además, está abierto al público. De trazado neoclásico, frondoso y tranquilo, es ideal para desconectar y relajarse.

6 / Las casas a la malicia, o la picaresca inmobiliaria

casas-malicia-madrid

En 1561 Madrid pasa de ser una modesta villa castellana de apenas 15.000 habitantes a convertirse en la capital del Reino. Felipe II traslada desde Valladolid a toda la Corte y cientos de funcionarios a su servicio. Para dar cobijo a todos ellos en su nuevo destino, el monarca pone en marcha la “Regalía de aposento”, ley por la cual todo aquel que tuviese una casa con más de una planta debía ceder la mitad del inmueble a un funcionario sin recibir nada a cambio. Pronto, los madrileños con poder o dinero evitaron esta ley utilizando su influencia, y para todos los demás mortales solo quedó una vía de escapatoria: hacer trampas.

Los arquitectos de la época comenzaron a construir casas con el objetivo de que parecieran más pequeñas de lo que eran y siempre evitando que una segunda planta fuese visible. El resultado fue un paisaje urbano imposible, donde las ventanas nunca estaban a la misma altura, las plantas superiores se construían sin visibilidad y los inmuebles tenían un aspecto poco apetecible para vivir. Y así, evitaron la cesión de sus casas al funcionariado real.

Hoy en día, aún contamos con algunos ejemplos visibles de este tipo de arquitectura. Uno de los mejor conservados es el que aparece en la fotografía, un inmueble situado en la intersección entre la calle Mancebos y la calle Redondilla.

 

7 / Murallas de Madrid

muralla-madrid

Este fragmento, en la calle Mancebos, cuenta con 1.000 años de antigüedad y fue erigido en el reinado cristiano de Alfonso VI

Madrid fue una ciudad amurallada durante muchos siglos, y si mantenemos los ojos abiertos, podremos encontrar fragmentos en numerosas partes de La Latina y zonas colindantes. Según el muro que nos toque, nos estaremos topando con la antigua muralla musulmana, la cristiana o alguna de las 3 cercas que se construyeron para controlar la peste o para fines fiscales y administrativos. Algunos de los fragmentos más importantes que perduran hasta nuestros días los encontramos en la cuesta de la Vega, en el parking de la plaza de Oriente, en la estación de metro de Ópera o en la calle Mancebos, en el caso de esta fotografía.

8 / Basílica de San Francisco el Grande

basilica-san-francisco-madrid

Pocos conocen que esta basílica madrileña cuenta con la tercera cúpula de planta circular de mayor diámetro de la cristiandad, solo por detrás del Panteón de Agripa y de San Pedro del Vaticano. Y es que la Basílica de San Francisco es una auténtica joya. Puede que no sea un rincón oculto, ya que sus imponentes dimensiones la hacen visible desde muchos puntos del barrio, sin embargo no son tantos los que visitan su interior. Y es ahí donde radica su verdadera belleza. Su interior alberga una suntuosa decoración neoclásica, impresionantes frescos, mármoles, esculturas y cuadros de Zurbarán y Goya. Un lugar que no se olvida.

9 / La Dalieda de San Francisco

dalieda-san-francisco

Junto a la Basílica de San Francisco, encontramos esta dalieda, construida en un terreno místico donde se dice que el propio San Francisco de Asís construyó una choza durante su parada en España y promovió la construcción de una ermita. Actualmente, este jardín botánico posee una colección de más de 700 ejemplares de dalias, que podremos disfrutar sobre todo en las épocas de junio y septiembre. Este jardín también es un magnífico mirador, en el que nos acompañarán la escultura de San Isidro dormido y un ángel acariciando su cabeza.

10 / Basílica de San Miguel

basilica-san-miguel

Una de las iglesias más ocultas de La Latina es esta basílica que, una vez se encuentra, resulta impresionante. Pese a no ser una iglesia de grandes dimensiones, es una de las más relevantes del barroco español gracias a su original fachada convexa y a su estilo italiano poco común en España. Su interior es igualmente de gran belleza.

11 / Cava de San Miguel

cava-san-miguel

Esta calle llama la atención respecto a sus vecinas por su altura mayor que la costumbre del barrio y, sobre todo, su acusada curvatura. Esta última característica tiene una explicación muy funcional: es el muro de contención de la Plaza Mayor, que se encuentra al otro lado de la calle.

Su denominación “cava” nos da pistas sobre su pasado: en sus orígenes se construyó como foso defensivo de la muralla medieval, y se conectaba con otras cavas como la famosa Cava Baja. En el siglo XVI, se rellenó para darle forma de vía y poder así expandir la creciente villa.

Hoy, es una calle muy transitada con una ubicación inmejorable y con algunos de los restaurantes más famosos de Madrid, como Sobrino de Botín, que cuenta con el premio Guinness al restaurante más antiguo del mundo.

Por todo ello, es una calle muy interesante para visitar.

12 / Calle Bailén

calle-bailen-madrid

El extremo oeste de La Latina está delimitado por esta mítica calle de Madrid. Sabemos que es muy conocida y por lo tanto no es un rincón oculto, pero no tantos la recorren dentro de una ruta por La Latina. Rompemos con la dinámica del barrio y nos adentramos en una calle que se abre ancha y larga, ofreciéndonos, sin duda, uno de los recorridos más bonitos de todo Madrid. Nos toparemos con magníficas vistas a La Latina y a la Casa de Campo y llegaremos a La Almudena y el Palacio Real, entre tiovivos, músicos y vendedores de barquillos.

musico-madrid

bailen-almudena

bailen-palacio-real

13 / Palacio Real

palacio-real-madrid

Terminamos este recorrido con la traca final: El Palacio Real de Madrid, al que llegaremos por la calle Bailén. Es imposible no deleitarse con este magnífico edificio de colosales dimensiones, que le ha valido para ser el palacio real más grande de Europa Occidental, prácticamente el doble de grande que el Palacio de Buckingham o que el Palacio de Versalles. Además del monumental edificio que podemos disfrutar desde el exterior, cuenta con un interior impresionante, gracias a su patrimonio artístico: sus colecciones de pintura, escultura, cerámica o la colección de instrumentos musicales “Stradivarius Palatinos”, por mencionar algunas. Además, los jardines románticos del Campo del Moro, situados en los terrenos inferiores, complementan al Palacio Real de una forma inmejorable.

palacio-real-madrid2

En el siguiente mapa podréis encontrar todos los rincones ocultos localizados 🙂

Estos son solo algunos ejemplos de la enorme riqueza cultural del barrio castizo de La Latina. ¿Conocéis algún otro? ¿Cuál es vuestro rincón favorito?

 

********

Fotografías: Suspiros Magazine. Fotografía analógica

 

Total
447
Shares

Suscríbete

Recibe nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies