christiania-syddyssen

La ciudad aún tiene mucho que ofrecernos y no hay mejor forma de recorrerla que en bicicleta. La normalización de la bicicleta en la vida de los daneses se nota desde el primer momento que pones un pie en la ciudad. Lejos del caos que pueden suponer las bicicletas para los transeúntes en países como Holanda, la ciudad de Copenhague está diseñada, literalmente, para el traslado en bicicleta, perfectamente señalizada y con espacios delimitados para que transeúntes, bicicletas y los (escasos) coches que transitan la ciudad se muevan con total libertad. Además, es una ciudad llana que hace que los paseos en bicicleta sean un verdadero placer.

Buena cuenta de ello da Copenhagen Cycle Chic, cuenta de Flickr ampliamente conocida en el país donde ciclismo y moda se mezclan en una misma estampa.

Ruta de Copenhague en bicicleta

Aprovecharemos este día de bicicleta para hacer una ruta de Copenhague de norte a sur, desde el Kastellet o ciudadela en el norte hasta el ecléctico barrio de Vesterbro en el sur.

Recomendamos coger como ruta de sur a norte la orilla del principal canal de Copenhague, donde el paseo estará siempre acompañado por unas preciosas vistas a ambos lados de la ciudad a orillas del agua. Descubriremos bonitos edificios como el Danish Architecture Centre y tendremos a mano, a nuestra izquierda, Slotholmen con el Palacio de Christiansborg o las caballerizas reales. Cuando estemos a la altura del Børsen, podemos cruzar uno de los puentes como el Knippels Bridge para adentrarnos en el barrio de Christianhavn.

danish-Architecture-centre

Danish Architecture Center. Fotografía: Suspiros Magazine

Christianhavn y Christiania

En Christianhavn tenemos un camino precioso en bicicleta llamado Syddyssen, que se encuentra en el margen derecho de un pequeño canal interior en la zona de Christiania. Veremos muchas casas antiguas rehabilitadas por los residentes de la ciudad libre, con jardines a medio camino entre bucólicos y salvajes. Veremos, en mitad del canal, barcos hechos casa muy coloridos de estética hippie. Un recorrido pintoresco, siempre rodeado de naturaleza.

christiania-syddyssen2

christiania-syddyssen

Fotografías: Suspiros Magazine

Nos acercamos hacia la isleta donde se encuentra el edificio de la Ópera, que nos ofrece una vista espectacular del canal abriéndose mucho más ancho y mostrándonos ambos lados de la ciudad. Justo de frente a nosotros, aparece imponente la cúpula de la iglesia de mármol o Frederiks Kirke y el Palacio de Amalienborg. Volvemos a cruzar para ir a la margen izquierda del canal y vamos en dirección norte hasta La Sirena.

copenhague-opera

Fotografía: Suspiros Magazine

La Ciudadela o Kastellet

Justo detrás de La Sirena se sitúa el Kastellet, una vasta ciudadela que a día de hoy es una de las mejores conservadas de Europa. Con forma de estrella y rodeada de canales, llamará la atención en tu mapa de la ciudad y es un punto imprescindible. Una vez entras, te verás inmerso en una amplísima superficie verde, llena de vegetación, pequeños puentes y edificaciones militares que dan fe de los orígenes del recinto, como sus bastiones y diversos edificios. También encontrarás una iglesia y un bonito molino de viento. Es un lugar ideal para perderte durante un rato y dejarte sorprender por lo que vas encontrando.

copenhague-ruta-bicicleta

Fotografía: Suspiros Magazine

Ahora comenzaremos nuestra ruta hacia el sur, que podemos hacer desde varias calles o avenidas. Recomendamos bajar por la larga avenida de øster Voldgade, a través de la cual nos iremos encontrando con algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad: nos toparemos con la Galería Nacional de Dinamarca, el Museo de Historia Natural de Dinamarca, el Jardín Botánico de la Universidad de Copenhague, el imponente Castillo de Rosenborg y, si nos desviamos ligeramente dirección este, enseguida llegamos a la bellísima lglesia de Mármol o Frederiks Kirke con su gran cúpula aguamarina y al Palacio de Amalienborg con su preciosa plaza.

frederiks-kirke-copenhague

Fotografía: Suspiros Magazine

De vuelta a la avenida de øster Voldgade, recomendamos cruzarla en dirección oeste hasta llegar a Los Lagos. Se trata de 3 lagos consecutivos unidos en recorrido norte – sur atravesados por diversos puentes que componen una de las imágenes más características de la ciudad de Copenhague, siempre rodeados de bellos edificios reflejados en sus aguas. Recorreremos los lagos dirección sur hasta llegar a Vesterbro, el barrio más trendy de Copenhague.

El barrio de Vesterbro

Llegamos a Vesterbro y lo primero que percibimos es un barrio tranquilo, de edificios de corte industrial y popular. No obstante, cada calle y esquina alberga bares, tiendas, bistrós, galerías, artesanías y un sinfín de establecimientos acogedores con el más puro estilo Hygge (estética danesa), que despiertan el interés por entrar en cada uno de ellos. Vesterbro es la zona que ha cogido en los últimos años la antorcha de barrio de moda de Copenhague. Recomendamos acercarnos a la zona conocida como Kodbyen o Meatpacking District, antigua zona de mataderos de carne que hoy en día acogen una variada oferta gastronómica. Un buen sitio para parar es la plaza de Halmtorvet, zona amplia de aspecto industrial con varias naves llenas de bares y restaurantes con oferta culinaria internacional y económica. Un lugar perfecto para llegar en bici y hacer una parada.

Pub Jernbanecafeen, Dinamarca en su máxima esencia

Para terminar el día, recomendamos fervientemente uno de los lugares más encantadores que hemos conocido en Copenhague: el pub Jernbanecafeen o, en su nombre traducido, el pub del ferrocarril.

Jernbanecafeen-copenhague

Fotografía: Orf3us

Escondido en una tranquila calle detrás de la estación central de tren (Reventlowsgade 16), llama la atención de todo el que pasa por allí por su local lleno de luces y colores. Al entrar, nos encontramos con un pub alegre y festivo que desde el primer momento nos saca una sonrisa. Sus paredes las recorren varios trenes de juguete siempre en movimiento y su decoración repleta de fotos, colores, banderitas y lámparas hace que quieras quedarte allí para ver qué trama este disparatado bar. Enseguida se ve un piano al fondo del pequeño pub, y es que varias veces por semana tocan música en directo. En concreto, un pianista de avanzada edad pero grandes cualidades musicales acompaña al piano a los copenhagueses que se arrancan a cantar canciones tradicionales danesas, aunque el pianista está encantado de tocar canciones clásicas internacionales, sobre todo para los turistas que no quieren perderse la experiencia de cantar en este maravilloso lugar. Sin duda, es uno de los mejores lugares para palpar el carácter acogedor y encantador de los daneses.

 

Total
2
Shares

Suscríbete

Recibe nuestros artículos en tu email

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies